orden sacerdotal

o-6.jpg
o-4.jpg
O-2.jpg

La ordenación al Sacerdocio es siempre un llamado y un don de Dios. Cristo les recordó a sus apóstoles que debían pedir al Señor que enviara obreros a la mies. Quienes buscan el sacerdocio responden con generosidad a la llamada de Dios con las palabras del profeta: "Aquí estoy, envíame"

(Is 6, 8).

Esta llamada de Dios puede reconocerse y comprenderse a partir de los signos diarios que revelan su voluntad a los encargados de discernir la vocación.

O-5.JPG
O-1.jpg